¿Los tampones son malos para mi vagina?

Muchas mujeres deciden utilizar tampones durante su menstruación. Es fácil ver por qué. Son discretos y te dan la libertad de continuar con tu activa vida diaria. Recientemente se ha hablado mucho en medios sociales sobre si los tampones perjudican o no tu salud. Continúa leyendo para saber más.

¿Son seguros los tampones?

Actualmente no hay ninguna investigación o evidencia que sugiera que los tampones son malos para la salud cuando se utilizan correctamente. Cambiarse el tampón con frecuencia y una buena higiene vaginal te pueden ayudar a evitar problemas vaginales comunes.

Los tampones suelen estar hechos de una combinación de algodón y rayón junto con plásticos y otros materiales sintéticos y químicos para aumentar la absorbencia. Así como para otros productos, puedes preferir usar tampones orgánicos de algodón sin blanquear o elegir una opción que respeta más el medio ambiente, como es la copa menstrual reutilizable.

¿Con qué frecuencia debería cambiarme el tampón?

La vagina es muy eficaz limpiándose a sí misma. Una vagina sana mantiene un ecosistema de microorganismos y fluidos que regula el pH y lo mantiene a un nivel que evita el crecimiento de bacterias nocivas.

Durante la menstruación tu cuerpo continúa produciendo los fluidos vaginales normales y las bacterias beneficiosas que ayudan a mantenerlo sano. Los tampones están diseñados para ser muy absorbentes y mientras absorben la sangre menstrual eficazmente, también absorben todas las bacterias y fluidos naturales. Esto puede frenar la capacidad de tu vagina de autolimpiarse y regular el pH, dando lugar a irritación y una posible infección.

Asegúrate de cambiar tu tampón cada 3-4 horas, antes de acostarte y tan pronto como te levantes por la mañana.

Escoge la absorción adecuada del tampón para tu flujo menstrual

Es importante escoger el tampón que necesita tu flujo. Utilizar un tampón que es demasiado absorbente y dejarlo durante demasiado tiempo crea un medio de cultivo para los problemas bacterianos. Si notas cambios en el color, textura u olor de tu flujo vaginal normal deberías dejar de utilizar tampones inmediatamente. No utilices nunca tampones para la secreción vaginal ya que esto puede empeorar fácilmente el problema y ponerte en riesgo de una infección grave.

Cuando tienes el periodo es muy importante tener una buena higiene vaginal. Deberías buscar un jabón vaginal suave o ducha que te ayude durante la menstruación. Asegúrate de evitar perfumes o productos con jabones alcalinos que puede afectar al pH ligeramente ácido de tu vagina. Además de lavar cuidadosamente tu zona íntima, cambiar el tampón o la compresa con frecuencia te ayudará a evitar problemas comunes en el tejido vaginal.